MENTE

mujer al Crewell blanco blanco para Bolso hombro PpqWOqIw

New Bond Street, 2006. Matt Stuart.

Rectificar es de sabios, según dicen, y fracasar puede que también. ¿Quién no ha cometido algún error en su vida? Más grave o menos, meter la pata es algo bastante habitual. Sólo los soberbios o narcisistas mirarán para otro lado cuando lean la pregunta, como si no fuera con ellos. Pero que nadie se engañe: cometer fallos es humano. Y quizá sea más inteligente aceptarlos como algo positivo.

Algo así llevó a Erik Kessels, cofundador y director creativo de KesselsKremer, una agencia de comunicación internacional «poco ortodoxa», a escribir su oda al arte de equivocarse. '¡Qué desastre! Cómo convertir errores épicos en éxitos creativos' (Ed. Phaidon) es un homenaje a la imperfección, a no conformarse con lo anodino, a buscar siempre respuestas al discurso establecido... porque ser un fracasado tiene su punto. "¿Qué ocurre si cogemos la versión miope del fracaso y la invertimos por completo?", se pregunta este creativo. "Puede que los errores y las circunstancias que se alían para fraguar un fracaso no sean nuestro peor enemigo, sino las claves para generar algo nuevo y emocionante".

Si han llegado hasta aquí, ya le habrán dado la vuelta al periódico para empaparse de estas líneas. Esto también es un guiño para romper por un día los parámetros establecidos. En su renuncia a la búsqueda de la perfección, este artista, coleccionista, comisario y elegido creativo más influyente de los Países Bajos en 2012, ha reunido desde felices accidentes de fotógrafos aficionados hasta grandes meteduras de pata de profesionales experimentados.

CONTRA LA UNIFORMIDAD

El libro se divide en cuatro bloques: 'Errores épicos', 'Fallos maravillosos', 'No siga las normas' y 'No se inspire'. Y dentro de cada una se refiere a distintos aspectos. En el primero, por ejemplo, menciona la uniformidad que siguen las ciudades: mismos parques, mismas señales, mismas cafeterías.blanco hombro al Crewell Bolso blanco para mujer Frente a la globalización y lo similar, ejemplos de estructuras urbanas donde lo absurdo rompe la monotonía imperante: ese banco al revés, ese balcón sin entrada o esas escaleras sin sentido...

También en esa primera parte se resiste a la añorada perfección. "Pare de buscarla, porque eso es exactamente lo que hacen los demás". Y para qué querer ser iguales a los otros cuando podemos destacar buscando la imperfección. "Lo inesperado o sorprendente resulta mucho más memorable que la perfección".

Además hay unas palabras para los torpes que estropean las fotos poniendo sus dedos delante del objetivo. Aquí Kessels hace otra lectura. "Los hay encantadoramente horribles y estrepitosamente desconcertantes". Y, aunque no invita a poner los dedos deliberadamente delante de la cámara, sí anima a mirar dos veces una foto 'mala' para darnos cuenta de que en el fondo no lo es tanto.

En la parte que esconde Fallos maravillosos encontramos imágenes que se convierten en extraordinarios instantes comunes. El fotógrafo Matt Stuart es un experto en captar yuxtaposiciones especiales, en estar en el momento adecuado para disparar justo cuando hay que hacerlo, y en ver una historia donde otros apenas reparan.

Estar atentos a lo que tenemos alrededor y mirar con atención lo que consideramos cotidiano. Éstas son las claves que nos pueden ayudar a encontrar otra inspiración, quizá no tan fotogénica pero igual de interesante. No hay que olvidar que movimientos como el 'punk', la abstracción, el 'grunge' o la voz de Tom Waits fueron rechazados en sus inicios por "extraños o feos".

Dice un refrán que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Incluso hay quien comete el mismo fallo una y otra vez. Kessels sostiene que esto puede ser un síntoma de que «la genialidad está cerca». "Si partimos de la premisa de que aprendemos de nuestros errores, aprendemos más cuando éstos se convierten en obsesiones".

Que se lo recuerden a ese fotógrafo que retrataba una y otra vez a su perro negro y nunca lograba que se le viera la cara. "Un error repetido hasta el infinito hacía invisble al perro". Otro fallo permitió dar con la imagen buscada: una sobreexposición mostró, al fin, los rasgos de la mascota.

SABIDURÍA DE MULTITUDES

En esta tarea de darle la vuelta a todo, Kessels invita a «atreverse a no gustar». Las redes sociales nos han hecho buscar el aprecio de quienes incluso apenas conocemos. "Es importante recordar que un millón de personas pueden estar equivocadas (...) La sabiduría de las multitudes no existe".

También los defensores de la cultura pueden fracasar y no apreciar el arte que tienen delante. Que se lo digan "a los críticos que se mofaron de los Impresionistas o a las 12 editoriales que rechazaron el primer libro de Harry Potter".

Bajo el título 'No se inspire', la última parte del libro quiere que nos sintamos como unos idiotas y busquemos ideas en nuestras propias equivocaciones. "Si no tiene la sensación por lo menos una vez al día de que ha hecho el idiota, es que necesita trabajar menos y jugar más".

No se escapa a las críticas el Photoshop, porque «permite huir demasiado rápido de los errores», y propone valorar todo aquello que descartamos para inspirarnos, como hizo el artista Joachim Schmid que con fotos abandonadas por sus dueños o encontradas fue capaz de crear imágenes fascinantes. Errores con arte.

1 Comentario

1

Es inevitable cometer errores de vez en cuando, pues somos humanos, y es cierto que de los errores se aprende, pero no es menos cierto que debemos esforzarnos al máximo en cometerlos, pues cada error tiene un coste, los errores se pagan, siempre. Siempre inexorablemente los pagamos.